Entrevista a un médico español en Alemania

Dr. Alejandro Barros González es médico adjunto en neurología para el tratamiento del ictus en el Hospital Sankt Katharinen de Frechen cerca de Colonia. También es el fundador y presidente de la organización Médicos españoles en Europa.

La Entrevista

¿Alejandro, en la pelicula „perdiendo el norte“, dos chicos españoles van a Berlin y trabajan de repente en un Kebab-Restaurante turco. Te ha pasado algo parecido?

Hola Tobias. La película “perdiendo el norte” muestra desde una perspectiva cómica la realidad de muchos jóvenes españoles que emigran a Alemania. Sin embargo, en mi caso, tuve otra suerte. Yo vine a Alemania con las ideas y los objetivos claros y a diferencia de muchos compatriotas, yo tuve la suerte de tener un apoyo económico y familiar para poder cumplir mis objetivos con la mayor brevedad posible. Yo pude estudiar alemán en diferentes academias en Alemania y España, hice prácticas en diferentes hospitales y me desarrollé como médico recién graduado sin la necesidad de tener que trabajar en cualquier otro ámbito fuera de la medicina. Sin embargo, si la situación así lo hubiera hecho necesario, no se me hubría caído los anillos por tener que trabajar en un Kebab, bar o cualquier restaurante.

¿Estás en mi país después de tu formación como médico en Madrid. ¿Como has llegado y porque Alemania?

Todo comenzó una noche en el barrio de Lavapiés en Madrid. Allí en un restaurante nos juntamos 15 amigos para ir de tapas, todos estudiantes de medicina. Yo estaba comenzando mi quinto año de carrera. De repente alguien del grupo preguntó si ya sabíamos en qué academia íbamos a preparar el examen MIR. El MIR es un examen nacional que realizamos 7-8 meses después de terminar la carrera para poder elegir una determinada especialidad en un determinado hospital. La mayoría de mis amigos ya habían reservado plaza en el MIR Asturias de Oviedo (Una academia para la preparación de dicho examen), otros lo habían hecho en Madrid. Lo cierto es que esa noche casi se me atragantan las tapas porque a casi dos años vista del examen, ya me estaban explicando lo difícil que era reservar una plaza en la academia y la dificultad de encontrar un buen horario de clases. Yo ni tan siquiera sabía lo que quería hacer al día siguiente, como para saber que quería hacer con mi vida  en dos años. 

Esa noche se me plantearon varias cuestiones; Como puede ser que sólo haya una salida después de 6 años duros de carrera? Cómo puede ser que nadie me informara de otras alternativas? Cómo puede ser que todos los estudiantes, de manera directa o indirecta se nos lleve por el mismo embudo sin ofrecer otras opciones o alternativas?  Existen otras opciones? Como es posible que el sistema condicione mi vida a una edad tan temprana y me meta en un camino si ni tan siquiera me acabo de conocer a mí mismo y no sé aún qué es lo que quiero hacer con mi vida? Cómo puede ser que nos metan a todos por el mismo túnel y no nos muestren otras opciones para llegar al mismo objetivo?

Al día siguiente me senté 8 horas delante del ordenador y busqué opciones alternativas al MIR. Empecé a escribir en una lista las posibles opciones que tenía, así como los pros y contras de cada alternativa. Lo cierto es que no encontré mucho. Me metí en varios blogs y vídeos para saber y entender como funcionaba la residencia médica en países como Canadá, Francia, Portugal y Alemania. Ahí descubrí lo difícil que era encontrar información verídica sobre ello. Finalmente, en un Blog encontré algo de información sobre Alemania, pero como no sabía si era verídico lo que allí ponía, me dediqué durante casi tres meses a bombardear a E-Mails a las cámaras de médicos alemanas, al DAAD (Servicio Alemán de Intercambio Académico) y a la embajada alemana.  Y todo esto sin casi saber alemán.

Después de tres meses recopilando información y haciéndome una idea sobre el sistema alemán me tocó decidirme. O me quedo, o me voy. 

Una parte mía sabía que ese era el momento de tomar una decisión, de arriesgar. En realidad, la suerte ya estaba echada. Si iba a cometer un error, ese tendría que ser el momento. Total, que peor que aprender un idioma me puede ocurrir? Alea iacta est.

La decisión no fue nada fácil. Después de 6 años lejos de mi querida Galicia a ver cómo le explicaba yo ahora a mis padres que me lanzaba sobre Alemania a las bravas y sin saber exactamente lo que allí iba a pasar. Al principio me sentía tal cuál como un salmón nadando contra corriente. Alguno de mis amigos me dio ya por loco. Mientras ellos se preparaban para el MIR y estudiaban intensamente cardiología, gastroenterología o estadística, yo estaba estudiando alemán o “Die 50 wichtigsten Fälle Innere Medizin”.

Yo sabía que emigrar me iba a suponer pasar por un gran período de adaptación al medio y al sistema médico alemán. Así que decidí hacer alguna avanzadilla de varias semanas en quinto y sexto de carrera en Alemania. Hablé con el decano y el vicedecano de mi Universidad, les pedí permiso para irme a hacer prácticas a Alemania, y al concedérmelo empecé a preparar mi curriculum vitae y mi carta de motivación en alemán, empecé a organizar cursos de alemán, así como prácticas en hospitales y en clínicas.

Así que después de enviar varias solicitudes, allí encontré a un médico de familia alemán (Dr. Schwicker) en un pueblecito en Baviera que estaba dispuesto a acogerme durante dos semanas, a las afueras de Nürenberg, en la Franconia profunda (Franken). Allí aprendí entre otras cosas algo del “fränkischer Dialekt” y de las rivalidades con los de Múnich. También realicé prácticas de medicina interna con otro médico de familia turco en Berlin (Dr. Kalayci). Allí entendí que no me vendría nada mal aprender algo de turco también.

Explicarle a un alemán las razones por las que un estudiante de medicina o médico español decide no hacer la residencia en España y emigrar puede dar para varias horas de debate, por lo que intentaré resumirlo. En mi caso yo buscaba flexibilidad y certeza. Alemania me ofrecía frente a España la posibilidad de hacer con mayor probabilidad la especialidad médica por la que yo sentía que tenía más vocación. Alemania me ofrecía también mucha flexibilidad, lo que yo llamo “el derecho a equivocarme” o “derecho a reorientarme”: Cambiar de especialidad, cambiar de hospital, cambiar de departamento, cambiar de ciudad… en incluso de país si así fuere necesario, y todo esto sin repercusión o penalización. Alemania me garantizaba con mayor certeza que España, que yo iba a hacer la especialidad que yo quisiera en el lugar que yo quisiera y cuando yo lo quisiera.

A todo esto, y no menos importante, hablar de los salarios. A mí se me caería la cara de vergüenza, después de 6 años de carrera a gastos pagados, tener que pedirles una ayuda económica a mis padres después de todo el esfuerzo que hicieron, para que me pudieran ayudar a pagar el piso o la comida durante los primeros años de residencia médica. Esto ocurre, y, sino que les pregunten a mis compañeros médicos residentes en España.

¿Si comparas la situación de los hospitales de ambos países. ¿España tiene tambien ventajas, como menos burocracia?

Después de tres años y medio trabajando en Alemania, creo que el sistema alemán tiene algunas ventajas y desventajas frente a España y viceversa. Esto daría también para horas de debate porque partimos ya de las diferencias del sistema de financiación y de la estructura y organización de los hospitales.

Alemania probablemente tengas muchos más hospitales repartidos por toda la geografía que España, pero también mucho más pequeños y menos equipados o con menos especialidades que en España. España tienen menos hospitales repartidos por su geografía, pero suelen ser grandes, muy bien equipados, con todas o casi todas las especialidades y localizados en zonas estratégicas y de fácil acceso.

La ventaja que yo como médico veo del sistema español frente al alemán, es sobre todo a la hora de optimizar tiempo y recursos. Un ejemplo breve de esto es a la hora de realizar una interconsulta “Konsil”. En Alemania en función de donde resida el paciente, es un determinado hospital el que tiene la competencia y jurisdicción local de atenderlo, lo que ellos llaman “Zuständigkeit”.  Por ejemplo, si yo tengo en mi planta de neurología un paciente que tiene problemas oculares o dermatológicos, y yo necesito que un oftalmólogo o dermatólogo lo vea de urgencia, tengo que derivar a mi paciente durante unas horas o días a otro hospital de la zona para que lo vean dado que en mi hospital carecemos de un servicio de oftalmología o dermatología. Esto es una pérdida de tiempo para el médico y sobre todo para el paciente, porque se pasa varias horas o días bailando entre hospitales para resolverle un problema que en España se haría en cuestión de pocas horas. Sumado a los costes que suponen al movilizar a un paciente entre hospitales.

Otro ejemplo de esta pérdida de tiempo, recursos y retraso en la actuación médica es cuando en un hospital de la zona, digamos por ejemplo en Bergheim o en Erftstadt aparece un paciente en las urgencias con un infarto cerebral agudo. Estos hospitales no carecen de un servicio de neurología ni de una Stroke Unit (Estación ictus), por lo tanto, ese paciente se va a encontrar con varios problemas. El primero es que el médico de turno reconozca e identifique sin tener la experiencia en ello, que el paciente pueda tener un infarto o sangrado cerebral, lo segundo es que comuniquen al hospital más próximo con servicio de neurología y que éste disponga en ese momento de capacidad suficiente para aceptar el traslado y atenderlo y lo tercero es el tiempo de traslado.

Para el tratamiento de un infarto cerebral agudo los neurólogos disponemos de 4,5 horas desde el comienzo de los síntomas. Por esta razón, debido a lo que expliqué anteriormente, cuando me derivan a un paciente de otro hospital, muchas veces ya es tarde para poderlo tratar como es debido. Esto conlleva por lo tanto a un retraso en el tratamiento y a una consecuencia neurológica grave, a veces irreparable par mis pacientes: Parálisis, trastornos del lenguaje o en el peor de los casos muerte. A esto también le sumamos los costes y al esfuerzo que le supone al sistema alemán para poder darles a mis pacientes una rehabilitación después de un infarto cerebral grave y a que vuelvan a incorporarse al sistema laboral.

Otro problema grande que nos encontramos los médicos españoles en Alemania es a la burocracia y a la protección de datos “Datenschutz”. En Alemania cada hospital o cada clínica funciona como una isla independiente o autónoma. Esto es un gran choque para nosotros ya que nos retrasa y dificulta a la hora de atender un paciente. Voy a poner un ejemplo de esto: Un paciente es encontrado en la calle, en el suelo en un estado de pérdida de conciencia. Cuando me lo presentan a mi en las urgencias, no tengo opción a saber absolutamente nada de él, salvo que yo encuentre un número de teléfono en su cartera o él haya estado previamente en mi hospital. En la mayoría de los casos no dispongo ni de número de teléfono ni de un fichaje previo. Y si el paciente es conocido en otro hospital, no lo voy puedo saber porque el sistema informático de mi hospital no está conectado a una base de datos nacional o regional para yo poder por lo menos informarme de cosas tan importantes como si el paciente sufre de epilepsia, problemas cardíacos o de si toma algún tipo de anticoagulante.

Nos vemos a veces obligados a situaciones tan increíbles como llamar por teléfono a los hospitales de la zona para comprobar de si el paciente es conocido y en caso afirmativo que nos envíen por fax el informe que a veces ni llega. Todo esto nos supone una gran pérdida de tiempo y recursos para poder ayudar a nuestros pacientes.

¿Hay demasiados hospitales en alemania y menos colaboración entre ellos?

Efectivamente. Como expliqué anteriormente cada hospital funciona como una isla independiente y autónoma. Lo que, desde mi punto de vista, retrasa el diagnóstico y tratamiento de muchas enfermedades.

¿Como es la situación de los médicos en España, sobre todo si son padres y solteros?

Pues muy compleja. Yo nunca he trabajado en España, por lo tanto, todo lo que sé, es como antiguo estudiante de medicina o a través de mis amigos que allí trabajan. Creo que es impensable ser padre durante la residencia en España porque el sistema español no tiene maneera de adaptarse a ti en el caso de que decidas ser padre durante la residencia. El España tu eres un número y tienes que adaptarte a la estructura del sistema. No tengo constancia que en España puedas pedir un período de baja por paternidad/maternidad (Elternzeit) o de reducir tu jornada laboral tal y como lo tenemos en Alemania. En Alemania tu eres tú y tus circunstancias, por lo tanto, el sistema se adapta a ti. En España tu te adaptas al sistema.

¿Eres fundador y jefe de la Organización Médicos españoles en Europa ¿Porque está organización?

Porque es necesaria una representación de la otra realidad. Los médicos españoles en Europa ya no es algo que sólo ves en las noticias o en el periódico. Es una realidad muy latente y que no para de crecer cada día. Yo me vine solo a Alemania y no tardé ni un mes en conocer a dos médicos españoles aquí. Después de 3 años conozco a más de 100 médicos de manera directa o indirecta que estamos trabajando en diferentes zonas de Alemania, Suíza, Bélgica, Suecia, Italia, Inglaterra, Portugal o Luxemburgo. Muchos de nosotros somos vecinos desde hace años y no lo sabíamos! Y sin hablar ya de la gran cantidad de enfermeros españoles que nos encontramos en los hospitales, ellos son nuestra mano derecha y compañeros de viaje.

Creo que hacía falta una gran red de conexión entre nosotros. ¿Para qué? Pues para ayudarnos, asesorarnos, conectarnos y sobre todo para informar y apoyar a la integración a todo aquel que quiera buscar un futuro diferente. Mi gran objetivo al crear esta organización o red es la de informar y la de optimizar el tiempo y recursos a todo aquel que por la razón que sea, decida trabajar como sanitario fuera de España. Yo quiero que la gente disponga de la información que yo no tuve y que tome la mejor decisión que le convenga. Quiero que cada sanitario sea consciente del valor que tiene y de que sea el piloto de su destino.

A mi manera de verlo, nosotros somos la otra España, la que está fuera. Una España inconformista y luchadora. Es una España que ha dejado los cortes políticos y ha venido a sumar. Y los médicos españoles creo que somos un gran ejemplo de ello, con nuestras diferencias estamos aquí para sumar y a vivir con nuestros socios europeos.

¿Cuántos sois? ¿Ayudáis también a hispanohablantes de Latinoamérica?

El núcleo de la organización lo llevamos 8 médicos. De los cuales 7 estamos en Alemania y una médica en Portugal. Contamos con colaboradores en Suíza, Suecia, Bélgica, Italia, Portugal, Luxemburgo y en Inglaterra. Intentamos alcanzar el mayor número de países y regiones posibles y con ello poder establecer vínculos con los médicos que allí trabajen para que nos informen sobre los respectivos sistemas y con ello poder ofrecer un mayor abanico de oportunidades. Estamos aún despegando, poco a poco.

Y por supuesto, ayudamos a todo aquél que lo necesite independientemente de la nacionalidad. Son muchos los compañeros latinoamericanos que están muy involucrados en nuestras actividades y que contamos con ellos tanto para el funcionamiento de la organización como para nuestro desarrollo.

¿Vais a ayudar también a alemanes que quieren estudiar o trabajar como médicos en tu país?

Si. Esto es un gran proyecto de integración sanitario europeo. Ahora mismo estamos en proceso de formalización de la organización en forma de asociación sin ánimo de lucro con base en Colonia. Uno de los grandes objetivos a medio o largo plazo, es establecer vínculos más fuertes entre Alemania y España de manera que un estudiante de medicina o médico alemán que decida hacer prácticas o trabajar en España o en un país latinoamericano, que cuente con nuestra ayuda para hacerlo. ¿Quién mejor que un médico español o latinoamericano para que le acompañe en su formación y proceso?

¿Quien apoya esta organisacíon tan importante para gente joven?

Principalmente médicos a nivel individual. Los apoyos de la organización se están aún forjando.

¿Tienes suficiente tiempo para dedicárselo a “Médicos españoles en Europa” si cómo médico residente “Assistenzarzt” tienes ya bastante trabajo?

La realidad es que no. Mi trabajo cómo médico encargado de la unidad de ictus me exige muchísimo tiempo y dedicación.  Por esta razón he creado un equipo con gente fantástica, que entendieron la importancia del proyecto a la perfección y que con esfuerzo aportan, suman y ayudan en la consecución de nuestros objetivos.

¿Como os tratan los alemanes en los hospitales alemanes?

Muy bien. Creo que como todo proceso de adaptación el comienzo no es fácil para un extranjero, pero creo que los médicos extranjeros estamos muy bien tratados y respetados por nuestros compañeros alemanes. Creo además que los españoles jugamos además con la ventaja de nuestro origen y cultura, que es muy querida y apreciada por los alemanes. Es raro el alemán que no se haya ido alguna vez de vacaciones o de Erasmus a España y te cuente de sus experiencias allí.

¿La mentalidad alemana te gusta?

Algunas si y otras no. Lo que voy a decir es por supuesto una opinión muy personal y para mi muy curioso. Alemania dispone en general de un sistema de trabajo muy flexible con una mentalidad algo menos inflexible que la española. España dispone de un sistema de trabajo nada flexible con una mentalidad de ser de la gente más flexible. Curioso equilibrio de compensación. No puedo generalizar, porque nadie en Alemania ni en España es igual y las cosas no son sólo blancas o negras. Pero tengo la sensación que el alemán tiene una manera de pensar y de actual más disciplinada, estructurada, ordenada, racional y correcta. Por esta razón el alemán no está acostumbrado a la flexibilidad o a la espontaneidad como el español. El español es por general menos disciplinado, más temperamental, emocional y muy espontáneo, por lo tanto, más flexible. 

De los alemanes me encanta la disciplina, la estructura y la honestidad. Piensan más en colectivo y menos en individual. Digamos que a lo que a mi me gusta, es un equilibrio entra la manera de ser de los alemanes y la de los españoles.

¿El idioma alemán es más dificil que la administración alemana?

¡Buenísima pregunta! La realidad es que no, nada puede superar a la burocracia o administración alemana.

¿Eres de la provincia de Ourense? Alemania es muy diferente?

Pues depende de con qué compare en Alemania, pero digamos que sí. Ourense es una maravilla poco conocida incluso para muchos muchos gallegos. Esto es porque la mayoría desconocen aún la Ribeira Sacra, el Ribeiro o los secretos de la baixa Limia. Desconocen nuestros carnavales, nuestras fiestas medievales y gastronómicas.

Ourense lo podría asociar bastante en cuanto la geografía y a la cultura a Baviera y a Renania- Palatinado debido a los bosques, campiñas, viñedos y a la cultura del vino. En cuanto a los carnavales y a la manera festiva de ser de la gente estamos claramente hermanados con Colonia.

¿Qué ha sido la situación más cómica, trabajando aquí?

En mi segundo día trabajando en las urgencias, a mediados de semana del mes de mayo me presentaron a un paciente que tuvo un ataque epiléptico. El paciente estaba ya despierto y completamente orientado y en condiciones de conversar conmigo. El paciente me contó que estuvo en lugar muy bonito llamado “Phantasialand” y que allí se desmayó de repente. Tuve entonces interés en saber de ese lugar tan bonito que del que él me hablaba. Él me contó que estaba con su mujer allí pasando el día, que era un lugar precioso cerca de colonia, que la gente se disfrazaba de verde, bebían cerveza y que había casas de muchos colores. Yo en ese momento pensé que el paciente estaba teniendo una especie de delirio por lo que llamé a mi superior para informarle. Al poco tiempo me aparece allí la mujer del paciente explicándome lo mismo, ella me hablada igualmente de un lugar precioso donde la gente se vestía de verde y que todo el mundo era muy feliz y se lo pasaba bien. A todo esto, ellos iban vestidos como “Hippies”. Al creer yo que ambos sujetos estaban bajo el estado de alguna droga o que tenían algún tipo de trastorno psiquiátrico volví a llamar a mi superior para informarlo y contarle que en las urgencias ahora también se había presentado la mujer del paciente y que estaba igual o peor de delirante que su marido, por lo que le pregunté para para realizar un traslado urgente en Psiquiatría. 

Todo esto teniendo en cuenta que yo no llevaba ni dos semanas en el hospital trabajando como médico, no conocía el terreno ni a los “Rheinländer” y que mi alemán dejaba mucho que desear. Mi superior todo preocupado baja a las urgencias para conocer a los dos sujetos con el supuesto delirio.

Mi superior se quedó hablando en privado un rato con ellos y luego llorando de la risa se acerca a mí. Yo en ese momento ya estaba preocupado por si los Hippies le habían dado alguna droga a mi superior.

La gran sorpresa mía y risas de medio hospital, fue cuando me enteré que el dichoso “Phantasialand” no es más que un parque de atracciones que está en Brühl, y que efectivamente alguna gente ese día iba disfrazada de verde e iba a pasar el día y a pasárselo bien. Por bien poquito no los envíe a los pobres a un psiquiátrico.

¿Prefieres Kölsch o Estrella Galicia?

Estrella Galicia clarísimamente. Y más aún: 1906 o red vintage!

¿Tú club favorito es Celta de Vigo o 1. F..C Köln?

El celta claramente. Yo soy celeste. Aunque tengamos nuestras malas rachas siempre estoy con el celtiña sufriendo.

Y por último: ¿Porque deberíamos visitar los alemanes tu tierra, Galicia? ¿Y cuáles son los lugares más fantásticos?

Porque Galicia es una gran caja de sorpresas y allí lo tienes todo. Es la gran desconocida del norte de España, lo que a su vez la convierte en la más pura y auténtica. Una tierra en la que te puedes perder en los pueblos, villas y ciudades y volverte a encontrar. Galicia te ofrece autenticidad y pureza, te ofrece playas, acantilados, bosques, montañas y viñedos.  Tenemos los bancos más bonitos del mundo: El banco de los acantilados del Loiba, el banco de Redondela sobre la ría de Vigo, por ejemplo.

En Galicia tienes de los mejores lugares de España para irte de tapas y vinos. Tenemos algunos de los cascos antiguos más bonitos y mejores conservados de España como el de Santiago, Pontevedra, Lugo, Ourense. Tenemos Villas y pueblos con mucho encanto como el de Allariz, Ribadavia y Combarro. Somos los celtas del sur de Europa y del noroeste de España. Somos los hijos de Breogán y herederos de los castrexos, romanos, suevos y vikingos. Tierra rica en historia, cultura, gastronomía y tradición. Somos tierra de vino: Treixadura, Ribeiro, Albariño, Godello y Mencía. Somos la tierra de las romerías, las orquestas y el pulpo. En Galicia nadie duda una noche de verano entre ir a la orquesta París de Noia o Panorama o irse a una discoteca.

Somos expertos en fiestas que incluyan paparotas: Fiesta del lacón, fiesta del pulpo, fiesta de los pimientos de Arnoia, fiesta de los pimientos de Padrón, fiesta del marisco, fiesta de la empanada, fiesta del Albariño, fiesta del cabrito, fiesta del cocido…podría seguir hasta mañana. Tenemos fiestas y festividades para todo el público: El desembarco vikingo de Catoira, la fiesta del agua en Villagarcía, fiesta medieval de la Historia en Ribadavia, la fiesta del esquecemento en Xinzo. Somos música y folclore: tenemos a Carlos Núñez, Luar na Lubre, Xabíer Díaz y a luz casal! Tenemos el festival de música celta más importante de España! : El de Ortigueira! Y también la mejor banda de gaitas de España: La real banda de Gaita de Ourense! Lo siento, pero es que también tenemos los mejores carnavales del Mundo; O Entroido de Laza, Verín y Xinzo! 

Ahuyentamos a las brujas en la noche de san Juan el 23 de junio con Queimadas y conjuros y saltamos la hoguera para tener buena suerte. Sí, somos muy supersticiosos. Somos la perfecta combinación entre misticidad y sentidiño. Nosotros no hacemos barbacoas, hacemos Churrasco. No tenemos “Heimweh”, tenemos “morriña”. A todo dolor o malestar, no hay mejor remedio que el licor café, licor de hierbas o el xastré. Además, tenemos la mejor cerveza de todas España: Estrella Galicia!

En esta tierra tu eliges estar solo acompañado, si quieres “ir de troula” o relajarte en las termas. Somos capital termal y tenemos piscinas termales y naturales, así como balnearios por toda la geografía! 

Somos el camino de Santiago y Finisterre, la confluencia y el final de todos los caminos. Somos o bo camiño.